MySpace Generators

 
Fundacion Soy de Jesus
 
  Home
  Nosotros
  Proyectos
  Visitas a la Calle
  El Ejercito de Cristo
  Visitas al Centro de Restauración
  Recolección de Fondos
  Donaciones
  *** CENA 25-12-2008 ***
  Firma el Libro de Visitas
  Que son las Drogas?
  **PROMESAS PARA TI**
  Cuando Dices
  LA HORA SE ACERCA
  Meditación Cristiana
  Respuestas Biblicas
  En Busca de Dios
  POR QUE ORAR?
  Gifs Cristianos
  Nos Congregamos
LA HORA SE ACERCA






Jesús prometió a sus discípulos que él regresaría otra vez. Está en la Biblia, Juan 14:1-4, "No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino".

 

Los ángeles prometieron que Jesús regresaría. Está en la Biblia, Hechos 1:10-11, "Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo".

¿Cómo regresará Jesús? Está en la Biblia, Lucas 21:27, "Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria".

¿Cuántos le verán cuando él regrese? Está en la Biblia, Apocalipsis 1:7, "He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él".

¿Qué veremos y qué oiremos cuando él venga? Está en la Biblia, 1 Tesalonicenses 4:16-17, "Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor".

¿Cuán visible será su venida? Está en la Biblia, Mateo 24:27, "Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre".

¿Qué advertencia dio Cristo para que no seamos engañados acerca de su segunda venida? Está en la Biblia, Mateo 24:23-26, "Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis".

¿Sabe alguien el tiempo exacto de la segunda venida de Cristo? Está en la Biblia, Mateo 24:36, "Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo el Padre".

Sabiendo que la pereza es algo muy humano, ¿qué nos dice Cristo que hagamos? Está en la Biblia, Mateo 24:42, "Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor".

¿Qué advertencia ha dado Cristo para que no seamos tomados por sorpresa por este gran evento? Está en la Biblia, Lucas 21:34-36, "Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre".

¿Por qué se demora la segunda venida de Cristo? Está en la Biblia, II Pedro 3:8-9, "Mas, Oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento".

¿Cómo debemos vivir mientras esperamos a Jesús? Está en la Biblia, Tito 2:11-14, "Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras".

¿Cómo será el mundo cuando Jesús venga? Está en la Biblia, Mateo 24:37-39, "Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre".

¿Será la venida de Cristo un tiempo de recompensa? Está en la Biblia, Mateo 16:27 y Apocalipsis 22:12, "Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras". "He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra".

¿Por qué regresará Jesús? Está en la Biblia, Hebreos 9:28, "Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan".

Cuando venga Jesús por segunda vez, experimentaremos completamente la realidad de nuestra salvación. Está en la Biblia, 1 Corintios 1:7-8, "De tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo".




En la lista interminable de preguntas que ha hecho el hombre y que todavía puede hacer, hay una más importante que todas las demás: "¿Qué debo hacer para obtener la vida eterna?"

La vida eterna vale más que todas las riquezas de la tierra ¿Qué ganaría un hombre si llegara a poseer todo el mundo y luego perdiera su alma? Si perdemos la morada eterna que nuestro Señor nos fue a preparar, lo perdemos todo, y más valdría que no hubiéramos nacido.

La Palabra de Dios afirma que todos somos pecadores:

Como está escrito: No hay justo, ni aun uno... Todos pecaron, y están destituídos de la gloria de Dios (Romanos 3:10, 23).

Sí, nuestra condición es desesperada; todos estamos condenados a muerte eterna. Pero Dios nos ama. Quiere librarnos de la esclavitud del pecado y darnos felicidad. Preparó un plan, el plan de salvación, gracias al cual todos los hombres pueden salvarse si así lo desean:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (San Juan 3:16).

Jesucristo, el Hijo de Dios, se revistió con la naturaleza humana. Se identificó con los pecadores y, sin embargo, vivió sin pecado. Finalmente, llevando en sí la iniquidad del mundo, murió en la cruz. Es "el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (San Juan 1:29). Es el Salvador que reconcilia a las criaturas con el Padre celestial. Pagó el rescate exigido por la ley violada. Somos salvados por su vida sin pecado y por su muerte expiatoria, y sabemos que "en ningún otro hay salud (salvación); porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

Esta lección tiene por objeto mostrar que Dios ofrece al hombre la salvación y qué es lo que debe hacer para poseerla. En este asunto intervienen dos partes: Dios y el hombre.
El don de Dios "La gracia es un auxilio sobrenatural que Dios nos concede por los méritos de Jesucristo, para nuestra salvación. Se llama sobrenatural, porque nadie puede obtenerlo por sus propias fuerzas".

Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe (Efesios 2:8, 9).

"Sin el socorro de la gracia divina, no podemos concebir ni ejecutar ninguna cosa útil para la santificación de nuestras almas. No que seamos suficientes de nosotros mismos --dice el apóstol-- para pensar algo como de nosotros mismos, sino que toda nuestra suficiencia es de Dios (2 Corintios 3:5). Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad (Filipenses 2:13). Pero a fin de que la gracia pueda ayudarnos eficazmente, tenemos que cooperar con ella, o por lo menos no debemos resistirla" (Cardenal Gibbons, La Fe de Nuestros Padres, pág. 290).

Con esto, penetramos en el dominio de lo sublime. Es un dominio en el que nos sentimos totalmente extraños. San Juan resume en tres palabras la más hermosa, la mayor y la más eterna de todas las verdades: "Dios es amor" (1 San Juan 4:8).

Sí, Dios nos ama. ¿Estamos desalentados, afligidos, desesperados? Recordemos que Dios nos ama. Nos ama con amor eterno, con amor ilimitado, con amor constante y sincero. Conoce nuestras preocupaciones y nuestros dolores; simpatiza con nuestras debilidades. Nos ama. No podemos comprender toda la misericordia, la compasión, la paciencia, la longanimidad y la ternura que caben en este amor. Ningún amor humano, ni siquiera el de la madre más tierna, puede compararse con el amor de nuestro Padre celestial hacia cada uno de nosotros.

Importa mucho que sepamos esto: Dios no se complace en torturar a sus criaturas en aplastarlas con exigencias inflexibles. Por el contrario, procura con todo empeño sustraerlos a la sentencia de muerte que pesa sobre ellas sin por ello claudicar de su justicia. Dios nos ama y desea salvarnos. En su amor desea ardientemente que nadie perezca sino que todos puedan vivir felices y libres.

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él (1 San Juan 4:9).

Pero si ha de oír la voz de Dios, el hombre debe sentir la necesidad de ser salvo. Debe admitir la realidad de la afirmación bíblica: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso" (Jeremías 17:9), y que es hijo "de ira" (Efesios 2:3) y que está separado de Dios. Es necesario que reconozca que por sus propias fuerzas no puede librarse del pecado. Pero, al mismo tiempo, tiene que recibir la revelación del amor de Dios, por los medios especiales de que se vale la Providencia para llevarlo a descubrir, por un lado las perfecciones divinas y por otro su indignidad.

Entonces, agobiado bajo el peso de su culpabilidad, se humilla y de todo corazón se arrepiente y suplica a Dios --cuyo amor insondable comienza a entreverse-- que lo libre del mal.
¿ Qué debo hacer?

Oído esto, fueron compungidos de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo (Hechos 2;37, 38).

El que encubre sus pecados, no prosperará: más el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia (Proverbios 28:13).

Dios presenta tres condiciones pare perdonar: el arrepentimiento, la confesión de nuestros pecados y la aceptación de nuestro Señor como Salvador personal.

El arrepentimiento supone un pesar sincero y auténtico por haber pecado. Es un movimiento que nos impulse a desviarnos de todo lo que conocemos como malo. El verdadero arrepentimiento es producido por la potencia convincente del Espíritu Santo (San Juan 16:8). Es un don gratuito de Dios a toda alma que quiera recibirlo (Hechos 5:32). El Espíritu Santo es quien produce esta convicción y este arrepentimiento en todos los corazones que se entregan a su influencia.

El verdadero arrepentimiento nos inducirá a confesar nuestros pecados a Dios para recibir su perdón. Así halló David el perdón de sus pecados:

Confesaré, dije, contra mi mis rebeliones a Jehová y tú perdonaste la maldad de mi pecado (Salmo 32:5).

Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. Concíliate con tu adversario presto, entretanto que estás con él en el camino (San Mateo 5:23-25).

Nuestra confesión a Dios debe ser bien definida. Debemos reconocer y especificar los pecados y faltas que hemos cometido. En relación con nuestra confesión a Dios, y según lo demuestran los textos que acabamos de citar, si sabemos que hemos ofendido a alguno en palabras o acciones, debemos buscarlo y confesarle humildemente nuestra falta hacia él y solicitar su perdón. El apóstol Santiago nos recomienda: "Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros', (Santiago 5:16). Es posible que nos hayamos apropiado de bienes que no nos pertenecían. Debemos entonces restituirlos (Ezequiel 33:1 5).

Cuando se acepta al Señor Jesucristo como Salvador, se realice este milagro:

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida (San Juan 5:24).

Todo ser humano, por naturaleza, está condenado a muerte por la ley de Dios, porque todos pecaron. "Cualquiera que hace pecado, traspasa también la ley; pues el pecado es transgresión de la ley" (1 San Juan 3:4). Pero Cristo murió en la cruz en nuestro lugar, y desde el momento en que lo recibimos como nuestro Salvador personal pasamos de muerte a vida, dejamos de estar bajo la sentencia de muerte pronunciada por la ley de Dios y entramos en la vida eterna recibida por la fe en Cristo.
¿ Cómo puedo saberlo? ¿Cómo puedo saber que mis pecados han sido perdonados?

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad (1 San Juan 1:9).

Sabemos que nuestros pecados han sido perdonados cuando hemos cumplido las tres condiciones exigidas: el arrepentimiento, la confesión especifica a Dios de la falta, y la fe en Jesucristo como nuestro Salvador personal. Una vez que hemos cumplido con estas condiciones, podemos confiar en las promesas de Dios. Nuestros pecados están perdonados y podemos agradecer al Señor ese perdón completo y gratuito.

Cuando hacemos nuestra parte, Dios siempre hace la suya. Tan ciertamente como que hemos confesado nuestros pecados, Dios nos ha perdonado. Cuando nos postramos delante de Dios para confesar nuestras faltas, debemos, una vez hecho, agradecer a Dios por habernos perdonado.

No basta una confesión de labios. Debe haber ciertos sentimientos que inspirar dicha confesión:

a) Dolor por el pecado cometido: "Por tanto denunciaré mi maldad; congojaréme por mi pecado" (Salmo 38:18).

b) Arrepentimiento: "Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38).

c) La voluntad de renunciar al pecado: "El que encubre sus pecados, no prosperará: mas el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia" (Proverbios 28:13).

d) La resolución de reparar el mal cometido: "Habla a los hijos de Israel: El hombre o la mujer que cometiere alguno de los pecados de los hombres, haciendo prevaricación contra Jehová, y delinquiere aquella persona; confesarán su pecado que cometieron, y compensarán su ofensa enteramente, y añadirán su quinto sobre ello, y lo darán a aquél contra quien pecaron" (Números 5:6, 7).

"Y diciendo yo al impío: De cierto morirás; si él se volviere de su pecado, e hiciere juicio y justicia, si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, caminare en las ordenanzas de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá" (Ezequiel 33:14, 15).

e) Estar dispuesto a perdonar a quienes nos hayan ofendido: "Porque si perdonareis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. Mas si no perdonareis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas" (San Mateo 6:14, 15).

¿Cómo y a quién debemos confesar nuestros pecados? Si he pecado contra mi Dios, y contra mi hermano, ¿qué debo hacer, según nuestro Señor Jesucristo y sus santos apóstoles? El apóstol Santiago declara:

Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, pare que seáis sanos (Santiago 5:16).

Los unos por los otros... ¿He calumniado a mi hermano? ¿Le defraudé? Mi deber es ir a él y decirle: "Hermano, pequé contra ti Lo lamento. ¿Quieres perdonarme?" No sería lógico ni justo que le pagáramos a la compañía de teléfonos nuestra cuenta con la zapatería. El mismo principio debe obrar en la confesión de nuestras faltas. No debemos confesarle a Pedro nuestra ofensa a Juan. Y si mi pecado concierne solamente a Dios, en el secreto de mi cámara diré:

Padre celestial, pequé contra ti. Perdóname en el nombre de mi Salvador.

La admirable oración de nuestro Señor pone en nuestros labios estas palabras:

Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores (San Mateo 6:12).

Unicamente el que fue ofendido puede perdonar la ofensa. Los apóstoles Santiago, San Juan y San Mateo concuerdan en esta cuestión, y sabemos que el Espíritu Santo de Dios los inspiró.

Los creyentes, como seres humanos, son susceptibles de ofenderse unos a otros, de herirse el uno al otro, de pecar el uno contra el otro; pero deben confesarse mutuamente sus faltas, luego confesarlas a Dios e implorar su perdón por los méritos de nuestro Señor Jesucristo.

Recordemos la historia de Simón el Mago, que se cuenta en el libro de Los Hechos. Estuvo dispuesto a entregar una gran suma de dinero pare recibir el Espíritu Santo con el fin de realizar por su medio milagros y prodigios. Dijo a los apóstoles:

Dadme también a mí esta potestad, que a cualquiera que pusiere las manos encima,reciba el Espíritu Santo (Hechos 8:19).

Pero el apóstol San Pedro lo reprendió diciéndole:

Arrepiéntete pues de esta maldad, y ruega a Dios, si quizás te será perdonado el pensamiento de tu corazón (Hechos 8:22).

Notemos que San Pedro no invitó a Simón a que se confesara a él, sino que le dijo: "Ruega a Dios". Es que San Pedro sabia, como lo sabemos nosotros, que:

Hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre (1 Timoteo 2:5).
De regreso en la familia de Dios Llegar a ser cristiano no es tan complicado como Satanás quisiera hacernos creer. Nuestro Señor dijo:

De cierto os digo, que si no os volviereis, y fuereis como niños, no entraréis en el reino de Dios (San Mateo 18:3).

La filosofía, la teología o la ciencia no pueden transformar a nadie en cristiano. Lo único que puede realizar este milagro es una fe sencilla y plena en nuestro Señor, la misma fe que los hijos tienen en sus padres. Sin esta confianza perfecta, sin esta disposición de seguir a Cristo doquiera nos conduzca, no podremos entrar en el cielo. Pero esta fe sencilla y esta obediencia gozosa están al alcance de todos.

Nuestro Señor ilustró, en la parábola del hijo pródigo, la acogida que da nuestro Padre celestial al pecador arrepentido. Recordamos que el joven pródigo dejó de sentirse a gusto en la casa paterna y se fue no importándole que así quebrantaba el corazón de su padre. Pronto había disipado su dinero y perdido sus amigos y lo encontramos cuidando cerdos. Leamos la conmovedora historia, tal como la cuenta San Lucas en el capítulo 15 de su Evangelio, versículos 11 al 16:

Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de la hacienda que me pertenece: y les repartió la hacienda. Y no muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, partió lejos a una provincia apartada; y allí desperdició su hacienda viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una grande hambre en aquella provincia, y comenzóle a faltar. Y fue y se llegó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase los puercos. Y deseaba henchir su vientre de las algarobas que comían los puercos; mas nadie se las daba (San Lucas 15:11-16).

Cuando el hijo pródigo se vio forzado a reconocer que había fracasado, tomó una decisión:

Me levantaré, e iré a mi padre, y le diré: Padre he pecado contra el cielo, y contra tí (San Lucas 15:18).

Durante mucho tiempo el padre había aguardado el retorno de su hijo. Pero un día, de regreso a la casa y aunque todavía lejos, "violo su padre". Este corrió al encuentro del hijo y lo estrechó en sus brazos. No empleó tiempo para contar los años perdidos, el dinero dilapidado, y ni siquiera le preguntó adónde había ido ni lo que había hecho. Lo importante para él era que su hijo había regresado. Y cuando el joven comenzó a confesar su indignidad, el padre le ahorró el fin del relato. Y sin más, ordenó que se le vistiese con el manto más hermoso a fin de que supiese cuánto lo amaba y cuán feliz lo hacía su regreso. De esta manera acoge Dios a sus hijos extraviados cuando regresan a la morada celestial.

En cuanto un pecador enmienda sus caminos y dirige sus pasos hacia el Salvador, es acogido en el cielo. Es verdad que se presenta con harapos, en una condición de completa desnudez espiritual, pero cuando reconoce su miseria y necesidad, nuestro Señor se adelanta para recibirlo. Cubre al pecador culpable con el manto de justicia. Nuestro Padre Celestial se siente aún más deseoso de perdonarnos y de darnos la bienvenida entre los redimidos que el padre del pródigo de recibir a su hijo descarriado.

Dios nos ha justificado. El pasado ha quedado borrado. Nuestro admirable Salvador nos libró de la maldición del pecado y de la condenación de la ley. ¿Qué haremos con el presente y con el porvenir?

Debemos llevar los frutos de una vida nueva. El viejo hombre que estaba en nosotros ha muerto. La nueva criatura va creciendo, se desarrolla y lleva los frutos del Espíritu.

Más el fruto del Espíritu es: caridad, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza: contra tales cosas no hay ley (Gálatas 5:22,23).

El proceso de la santificación debe seguir a la justificación de nuestro pasado. Se efectúa mediante el Espíritu Santo. Mientras que la justificación es obra de un momento, la santificación es gradual. Comienza con la conversión del pecador, pero debe proseguir, y de hecho abarca toda la vida del creyente. Según las Santas Escrituras, la santificación comprende tres factores:

a) Renunciar al pecado
b) Consagrarse a Dios
c) Obedecer a Dios

Al perdonarnos los pecados, Dios no nos dispensa de la obediencia a su ley. Como lo hace notar la Palabra de Dios, "no los oidores de la ley son justos para con Dios, mas los hacedores de la ley serán justificados" (Romanos 2:13).

Obedeceremos la ley de Dios, no para ser salvos, sino porque somos salvos por el sacrificio de nuestra Salvador.

Apreciado amigo, ¿no siente usted que esta nueva vida a la que Dios lo llama es exactamente lo que usted desea? ¡Cuán importante es aceptarle hoy! Y es muy fácil. Escuche lo que la Palabra de Dios le dice sobre el particular:

Dos hombres subieron al templo a orar: el uno fariseo, el otro publicano. El fariseo en pie, oraba consigo de esta manera: Dios, te doy gracias, que no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que poseo. Mas el publicano estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que hería su pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque culaquiera que se ensalza, será humillado; y el que se humilla, será ensalzado (San Lucas 18:10-14).

En las siguientes lecciones se irán presentado los distintos pasos que usted debe seguir para alcanzar la santificación. A primera vista ésto parece difícil o tal vez imposible de alcanzar, pero mediante la ayuda divina y el estudio de la Palabra inspirada verá que es posible y fácil.

¿Desea usted obtener la paz con Dios hoy mismo? Eleve entonces a Dios su oración humilde y sincera, y esta paz será suya. Acéptela con una fe sencilla, infantil, y dé gracias al Señor porque se la dio. Apártese de sus pecados, y Dios le dará fuerzas para resistir la tentación.

No os ha tomado tentación, sino humana: mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis llevar; antes dará juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar (1 Corintios 10:13).

 

 

Alaba a Dios  
 


MusicPlaylist

 
Publicidad  
   
Firma tu visita a esta página:  
 

 
Notas Biblicas:  
   
Testimonios:  
   
Centro de Restauración  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=